SQL vs NoSQL

Históricamente, las bases de datos se han venido representando como una agrupación de tablas y relaciones entre éstas. Para hacer consultas a estas bases de datos se emplea el lenguaje SQL. De ahí que a este tipo de bases de datos (relacionales) se las denomine informalmente “bases de datos SQL”. Sin embargo, existe otro tipo de bases de datos en las que los datos que se almacenan no tienen por qué guardar relaciones entre sí. A este tipo de bases de datos se las denominó NoSQL, en oposición honor a las populares bases de datos SQL.

Continuar leyendo “SQL vs NoSQL”

Inteligencia de negocio, Big Data, y aprendizaje automático

Hace poco hablaba con un amigo acerca del enorme potencial que tiene la transformación digital de convertirse en un elemento mucho más disruptor que la simple eliminación del papeleo asociado a la gestión de organizaciones convencional. Es cierto que la transformación digital ha venido para quedarse, y aquellas empresas que no inviertan capital económico y humano en digitalizar y automatizar sus procesos están destinadas a sufrir una nada despreciable pérdida de competitividad. Sin embargo, la digitalización de los procesos de negocio lleva consigo el germen de una tecnología mucho más transformadora: esta digitalización es la clave para agregar todo tipo de datos en torno a los procesos de negocio, y con ello abrir la puerta para una mejora continua realmente eficiente; y es que, como dijo Lord Kelvin, lo que no se define no se puede medir, lo que no se mide no se puede mejorar, y lo que no se mejora está destinado a desaparecer.

Continuar leyendo “Inteligencia de negocio, Big Data, y aprendizaje automático”

Decisiones, decisiones

Este artículo forma parte de una serie en la que se analizarán distintos aspectos del desarrollo estratégico y algunas herramientas que pueden ayudar en ese proceso.

Las empresas, como las personas, estamos continuamente tomando decisiones. Algunas están relacionadas con nuestro presente, otras con el futuro. En algunos casos, nuestra decisión consiste en esperar los acontecimientos sin actuar, ya sea porque no tenemos tiempo, porque no sabemos qué decisión tomar, o porque preferimos esperar. Las empresas generalmente disponen de un plan estratégico que debería guiar sus acciones y proyectos, y permitirles actuar a tiempo y de forma acertada. Pero no siempre es así. Puede ocurrir que no haya plan, o que exista pero en el día a día no se utilice. Este problema no solo afecta a las pequeñas y medianas empresas, sino también a las grandes corporaciones.

Continuar leyendo “Decisiones, decisiones”